LA ENERGÍA DEL RINÓN EN MEDICINA CHINA.

05.04.2014 18:58

 

 

EL RIÑÓN:
Controla los huesos    
Genera un cabello sano y vigoroso
Abre su ventana exterior en el oído y genitales
Su emoción es el miedo y el terror    
Su líquido es la saliva espesa
Su expresión en el cielo es el frío y en la tierra el agua
Su voz es el gemido    
Su sabor es el salado
La Vejiga trabaja en colaboración con el riñón    
Su animal  es el cerdo
Su color es el negro    
Su punto cardinal es el Norte
Su clima el invierno    

En pequeña cantidad la sal estimula el riñón, en exceso lo daña. De la misma manera, la carne de cerdo si se come en exceso lo perjudica.

Energía Jing esencial: esencial para nuestras “pilas”

La energía jing esencial almacenada se necesita para el nacimiento, crecimiento y la reproducción. 
Con relación a los órganos genitales tiene que ver con el cierre apertura del esfínter del ano y uretra. Si hay desgaste de la energía yang del riñón habrá disminución de la líbido, impotencia sexual, espermatorrea, eyaculación precoz, infertilidad, etc.
En su relación con el útero: tiene que ver con la menstruación, el mantenimiento del feto y su correcta formación.

Control del metabolismo de los líquidos

La saliva tiene la función de lubricar la cavidad oral, humedecer y ayudar a digerir los alimentos. En condiciones patológicas se puede presentar boca y lengua seca, especialmente al entrar la noche.
La uretra es el orificio a través del cual se expulsa la orina. La orina es formada por el riñón y almacenada por la vejiga. El riñón controla el metabolismo de los líquidos. Si el control de cierre y apertura se altera, se presentará incontinencia o retención urinaria, goteo (yin-cierra, yang –abre).
Si hay una deficiencia de la parte yin, habrá micción frecuente con orina turbia.
Si hay una deficiencia de la parte yang, habrá edema, dificultad para orinar e incontinencia.

La energía jing de la médula, tiene que ver con la sangre

La sangre nutre el cabello. Si hay deficiencia de la energía del riñón se presentará sequedad y caída del pelo. Nutre los huesos, si hay deficiencia se presentará fragilidad y debilidad de huesos, así como debilidad y caída de los dientes. 

El riñón comunica con las oídos

Cuando la energía de éste es armónica, el oído podrá escuchar los cinco sonidos. La deficiencia de energía jing se manifiesta por sordera, pitidos y desórdenes del oído.
Es interesante notar que las orejas y el riñón tienen una forma similar, como el embrión humano. El embrión, y más tarde el feto, crece en un medio acuoso.
     
Provee de calor y sostiene la zona lumbar y rodillas

El riñón yang es el que provee de calor a los otros órganos, por ejemplo al bazo y al estómago. Una deficiencia de yang se manifiesta por pies fríos y a la larga, artralgias y molestias en los huesos, sobretodo en la zona lumbar, y pequeñas articulaciones.

Deficiencia de la parte yin dará ardor de manos, pies y centro del pecho

El riñón yin maneja los líquidos, si está en deficiencia, dará calor y sensación de ardor en los llamados cinco corazones: manos, pies, y centro. Este tipo de problemas da mucha incomodidad, tales como sudoración que despierta en la noche, ardor de la planta de los pies (en la cama hay necesidad de sacar los pies para afuera), vértigo, acúfenos (pitidos, sobretodo al acostarse), dolor lumbar, etc. 

Actividad espiritual: la voluntad

La actividad espiritual del riñón es la voluntad, el instinto de conservación, las ganas de vivir, el deseo de hacer algo en la vida.  Cuando se pierde la voluntad, o la ambición, invade el miedo y se apodera el terror. Una enfermedad que afecte a la vejiga o al riñón es capaz de generar miedo o fobias específicas, como paranoia o negatividad, en la que siempre se espera lo peor. En época de cambio o de excitación se puede expresar como temblores. 

Horas de influencia del Riñón y la Vejiga
En cada uno de los doce meridianos del cuerpo, tiene influencia durante 2 horas. Un problema de vejiga se notará más de 3 a 5 de la tarde y en el riñón será de 5 a 7 de la tarde. 


DIETA DE INVIERNO

Como el clima es más frío, se necesitará una dieta que produzca más calor. Son buenos los guisos, cocidos o al horno. También las sopas. 
Son adecuadas las verduras de raíces, como zanahorias, nabos, la raíz de jengibre y el pimentón, que darán calor a su cuerpo y a los dedos de los pies.
Dentro de los cereales: el mijo y el alforfón son buenos calentadores y tienen poca fécula. Para la ingestión de proteínas se puede comer leguminosas como judías rojas aduki, judías mung, judías negras, soja o lentejas.
Las aduki son buenas para el riñón y apoyan la función sexual.

RECETA: 
El mijo y las judías negras (tenerlas en agua en remojo durante 12 horas antes de cocerlas con el mijo), o el arroz integral, las lentejas y las semillas de girasol, (relación 2:1:1), pueden cocerse juntos a fuego lento con una cantidad de agua una vez y media superior a la de los sólidos. Pasados 40 minutos, poner la mezcla en cuencos y añadir un poco de aceite, tamari, pimentón, o curry y perejil; y comer. 
Receta del libro “La Salud y las Estaciones” del Dr. Elson M. Haas 
Combinando las leguminosas con cereales se obtiene una proteína completa, para aportar todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo no produce. 
Los frutos secos son buenos tomados solos o en ensalada, ya que aportan buenas calorías en invierno. 
Otra gran fuente nutritiva son las algas del océano, como las algas kelp, dulse, nori, hijiki, que son vegetales con alto contenido en proteína y muy ricas en minerales. Estimulan y refuerzan la piel, el cabello y las uñas. Las algas actúan sobre las radiaciones, los metales pesados y otras sustancias tóxicas.